Cómo emprender a los 60+ años: Parte I (usar mis ahorros)

Previsión Publicado por: Equipo En Tu Idioma

Es hora de quebrar el mito: el emprendimiento no es un desafío exclusivo de la juventud. 

 

GettyImages-959215402

 

Si es válido pensar en Mark Zuckerberg (Creador y fundador de Facebook) como un referente, también, es legítimo pensar en nombres como Robert Noyce (fundador de Intel), Ray Kroc (fundador de Mcdonalds) o John Pemberton (fundador de Coca Cola). 

 

Y es que el emprendimiento en el adulto mayor es una posibilidad ineludible. 

 

No en vano, especialistas como Carlos Molina, fundador del proyecto 50Pro, una consultora que brinda asesoría y acompañamiento a los adultos mayores en temas de negocios, están convencidos de que tener más de 50 años puede ser una fortaleza para emprender. La experiencia y los contactos que posee un profesional adulto, además de su capacidad de generar balances entre riesgo y prudencia, aumentan exponencialmente sus posibilidades de alcanzar el éxito. 

 

Cuando un adulto mayor emprende un negocio es consciente de sus necesidades; entiende sus obligaciones personales y familiares. Asimismo, la experiencia aumenta los niveles de certidumbre sobre lo que se quiere o no hacer. Las personas mayores poseen más claridad y entienden la importancia/necesidad de la perseverancia. 

 

Un estudio de Merrill Lynch de 2014, titulado Trabajo en la jubilación: mitos y motivaciones, encontró que las personas jubiladas tienen tres veces más probabilidades de ser empresarios que los jóvenes. “Estos nuevos emprendedores están optimizando su vida y su experiencia laboral para construir negocios de todo tipo; desde simples empresas artesanales hasta grandes compañías de tecnología” indica el estudio.

 

En definitiva, los adultos mayores tienen opciones reales y competencias sólidas para iniciar un emprendimiento. Si estás próximo a pensionarte y estás buscando nuevos desafíos profesionales y opciones de mantener tu rentabilidad: crear tu propio negocio es una posibilidad. 



A continuación, te presentamos una breve guía con los primeros pasos que debes cumplir para desarrollar tu emprendimiento:

 

Encuentra el negocio adecuado para ti

 

A partir de la experiencia adquirida durante toda tu carrera profesional, de seguro encontraste deficiencias en la industria donde te desenvolvías. Brindar soluciones a esas fallas que conoces y te preocupan es una de las primeras opciones que debes explorar para tu próximo emprendimiento. 

 

De cualquier manera, lo importante es que identifiques en qué área se desarrollará tu negocio. Puedes comenzar definiendo las competencias en las que eres bueno y que realmente te gusten. 

 

Otra opción yace en hacer investigación de mercado -pero no te imagines nada complicado o costoso-. Puedes comenzar desde lo más básico: pregunta a colegas, amigos y conocidos sobre procesos o situaciones de la cotidianidad que no cumplan con sus expectativas; quizás en la retroalimentación que recibirás puedas encontrar una buena idea de negocios. 

 

Formación y conocimientos

 

No necesitas tener un conocimiento perfecto de como emprender; sin embargo, es fundamental que conozcas la industria en la que buscas generar impacto. Además, debes comprender y manejar las competencias que te ayuden a generar una buena propuesta de valor. 

 

Si bien tu experiencia laboral es un recurso invaluable, es importante que busques nuevas opciones de formación. Quizás puedas hacer cursos de gestión empresarial, marketing, desarrollo de negocios, o adquirir conocimientos directamente relacionados con tu producto o servicio. 

 

En este paso deberás invertir tus primeros ahorros. Te recomendamos buscar muy bien; ya sea presencial o de forma digital, pero siempre debes saber que existen varias opciones de formación. Muchas de ellas son económicas o gratuitas. Evalúa bien la malla curricular, compara entre tres y cuatro opciones del mismo curso y elige la opción que más te convenga. 

 

Si bien la educación nunca será un gasto; es importante ser eficientes a la hora de aprender, si el objetivo es iniciar un negocio.

 

Valida tu idea 

 

Acá es donde los fondos que tengas ahorrados serán fundamentales. Hoy en día, cuando inicias un negocio, no puedes apostar todas tus fichas en la primera mano. Debes tener mucho cuidado, sobretodo, si son tus ahorros. 

 

Para ello, es fundamental que valides tu idea. Es decir, debes confirmar si tu producto o servicio es querido y consumido por las personas (más allá de tus colegas, amigos o conocidos). 

 

Es en este punto donde entra en juego el concepto de Producto Mínimo Viable (PMV); es la versión más básica posible de tu propuesta de valor. Sin embargo, debe ser lo suficientemente funcional para representar las soluciones que le proveerás a tus potenciales clientes. 

 

Debes invertir para crear tu PMV o prototipo; el lado positivo es que, como se trata de una versión beta, no necesitarás mucho capital. A cambio, podrás registrar insights fundamentales que te permitirán corroborar si tu idea es viable o no. 

 

Crea tu plan de negocios

 

Ya identificaste y validaste tu idea. Ahora debes convertirla en negocio: para ello, necesitas un plan. 

 

Un plan de negocios es un instrumento en el que debes establecer tus objetivos, así como la estrategia que desarrollarás para alcanzarlos. Este plan será importante para atraer inversionistas en el futuro, así como para medir el éxito de tu negocio.

 

Generalmente, las personas conciben los planes de negocio como un informe críptico, burocrático y extenso. Sin embargo, existen muchas opciones para representar y aterrizar tus ideas en un plan claro y efectivo. 

 

Prueba herramientas como el Business Model Canvas. Son bastante amigables y fáciles de completar. Al iniciar un emprendimiento, quizás tu capital sea escaso; por ende, debes emplearlo con mucho tino. Tú mismo puedes desarrollar tu plan de negocios. 

 

Más adelante, si las cosas salen bien, podrías evaluar la opción de contratar a alguien que se encargue de ello.  



Vende, vende, vende

 

Con base en tu plan de negocio y estrategias, debes comenzar la etapa más difícil: las ventas. Ya sea online, presencial o venta 1 a 1; es hora de trabajar en pro de generar retornos monetarios. 

 

En esta etapa también debes invertir en recursos que impulsen tus ventas. Recuerda que los fondos invertidos tienen un solo fin: generar ingresos. 

 

Ya sea en anuncios promocionales digitales (google adwords, facebooks/instagram ads, entre otros), envío de emails masivos, asistir a eventos relacionados con tu industria o audiencia, o llamadas directas a clientes potenciales… debes invertir en herramientas que te ayuden a facilitar tus procesos de ventas y cierres. 

 

Nota: emprender es un desafío que cuenta con muchas otras variables; sin embargo, lo que se busca con esta guía es proveer un abrebocas para todos aquellos que buscan dar este importante paso. En definitiva: emprender tiene que ver más con la acción y ejecución que con la meditación. 

 

Nos vemos en la segunda entrega de esta nota….

 

INFOGRAFIA-EMPRENDER (1)

 

Compartir en

Suscríbete a nuestro blog